Leyenda familiar

En la presentación de El monarca de las sombras (2017) en la Feria del Libro, Leila Guerriero, periodista y escritora argentina, dialogó con Javier Cercas sobre la escritura de su novela. La historia  es verídica, familiar y , en cierta forma, avergonzaba a Cercas porque es la historia de Manuel Mena, tío abuelo de Cercas, que murió en la batalla del Ebro, peleando como falangista del lado de Franco durante la guerra civil española. Con un pensamiento político totalmente opuesto, Cercas no podía asimilar que un pariente suyo hubiera peleado en el bando que siempre  consideró equivocado y que además fuera un héroe para su madre.

Cuando empecé a leer la novela creí que se trataba de la historia de Manuel Mena, muerto en el frente de batalla a la edad de diecinueve años. Pero me encontré con la historia de cómo Javier Cercas decide escribir la novela de Manuel Mena. Cercas se  documenta y recopila información durante años mientras duda si escribir o no el libro. Para ello viaja repetidas veces al pueblo de sus orígenes (Ibahernando) y entrevista a las pocas personas vivas que conocieron a Manuel, habla con sus viejos vecinos y con sus familiares. Pero   durante esa búsqueda, no solo recoge documentos viejos y conversaciones olvidadas, sino que descubre todo lo que esa historia realmente significa para él  y encuentra una perspectiva nueva que lo modifica todo.

Y es en ese punto donde la novela se vuelve universal. Porque más allá de la historia evidente, de Manuel Mena, de la guerra y de los miles de interrogantes que plantea toda guerra, sobrevuelan las leyendas familiares, los mandatos, las creencias, las raíces y los hilos que enmarañan toda la cosmovisión familiar. Y es zambulléndose por completo en ella que Cercas logra clarificar sus propias ideas, extender un manto de comprensión y piedad sobre el pasado y reconciliarse con  su historia y con su pueblo.

 

20170502_165140

Foto de Manuel Mena en el interior del libro.

Cercas decide contar la historia por medio de dos narradores: uno en primera persona muy oral, con una locuacidad fuera de serie, con frases larguísimas que llevan al lector a seguir avanzando más y más en la lectura y otro en tercera persona que pretende ser objetivo y cuenta solo los hechos debidamente comprobados. Probablemente Cercas haya necesitado de ese narrador en tercera persona para poder alejarse emocionalmente y contar algunos hechos sin sentir que traicionaba a su familia al hacerlo.

El efecto es muy contrastante, efecto que evidentemente Cercas buscó, pero termina siendo un relato quizás demasiado descarnado o impersonal. Hay mucho dato histórico de la guerra civil que puede interesar a quien conoce los pormenores de esa guerra, pero quien no los conoce se pierde un poco y la lectura se hace ardua. Gracias a que los narradores se van intercalando uno sigue adelante.

El narrador en primera persona, es el mismo que Cercas utiliza aquí, en una nota de “El País” y que incluye en la novela. Una nota que merece ser leída, no solo por su belleza, sino también porque es un buen ejemplo de la escritura de Cercas. En ella, habla de los que hicieron su maleta un día y partieron, como su madre, y vivieron por siempre añorando su lugar. Y Cercas incluye esta nota, porque todo tiene que ver con todo y este también es un tema en la novela. El lugar de uno, que se entremezcla con la propia historia, la familia, las raíces y la identidad.

Y ese es el narrador que comienza y concluye la novela. Un comienzo que rápidamente capta el interés del lector y un capítulo final intenso que cierra la historia y la narración con el estilo exuberante y exaltado de quien finalmente ve lo que nunca antes vio. Uno de esos momentos iluminados y escasos que a veces nos sorprenden y nos hacen amar la vida.


20170429_201135

Javier Cercas firmando ejemplares en la Feria del Libro de Bs. As.

Javier Cercas  (Ibahernando, Cáceres, España, 1962) es escritor, traductor, periodista y profesor de literatura española en la Universidad de Gerona. Escribe habitualmente para EL PAÍS desde 1999. Su novela más conocida, Soldados de Salamina (2001), se tradujo a más de 20 idiomas y fue llevada al cine por el director David Trueba en el 2003. Ha recibido numerosos premios nacionales e internacionales por sus libros y también por el conjunto de su obra.

Fotos: Marina Renó

6 comentarios

  1. Como siempre, un placer leer una de tus críticas, que destilan amor por la literatura, respeto por el escritor y su profesión, y contagian las ganas de leer buena literatura.

    Le gusta a 1 persona

    1. Magdalena Solari

      Gracias, Amalia!!

      Me gusta

  2. loro1960

    ¡Excelente, Magda! ¡Como siempre, incitando a la lectura!

    Le gusta a 1 persona

  3. Beatriz Vedoya

    Gracias Magdalena! Me gustaa Cercas pero ese no lo leí.

    Le gusta a 1 persona

  4. Parece muy interesante. Espero que tengas mucho éxito.

    Me gusta

    1. Magdalena Solari

      Muchas gracias, Claudia!!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s