Un concierto coral

Rachel Cusk, canadiense de nacimiento aunque criada en Gran Bretaña, empezó su carrera literaria en 1993 y desde entonces su obra cambió varias veces de dirección, dando siempre mucho que hablar. Comenzó escribiendo novelas más bien convencionales con las que ganó varios premios, pero cuando fue madre comenzó una etapa autobiográfica. Escribió un libro acerca de su experiencia con la maternidad y otro sobre su divorcio. La cruda honestidad con la que abordó esos temas le valió muchísimas críticas hacia ella como persona, críticas que no esperaba y que la sumieron en un largo silencio de tres años. Se paralizó. Durante ese tiempo no pudo escribir ni leer nada. Finalmente, en el 2014, dio otro golpe de timón y publicó Outline (traducido en el 2016 como A contraluz). Ese fue el primer volumen de una trilogía con una estructura muy novedosa en la que la narradora se invisibiliza para darle voz a otros personajes. Una cura, al parecer, contra la sobre exposición sufrida.

Prestigio es el tercer volumen de esa trilogía conformada por A contraluz, Tránsito y Prestigio; pero no hay ninguna razón por la que cada uno de estos libros no puedan leerse por separado, ya que la novela no tiene una trama que avanza; lo que importa son las historias que la narradora va recogiendo. Faye, una escritora que viaja para participar de un festival de literatura, solo es el hilo conductor que une las confidencias que le hacen unas cuantas personas, en general desconocidas, que se van cruzando en su camino. En tal sentido, la novela se parece mucho a un libro de cuentos porque  cada vez que aparece un nuevo personaje el lector tiene que concentrarse para hacerse una nueva composición de lugar. Es importante, para apreciar el libro, entender que el sentido está en esas historias que la narradora escucha y reproduce. Tener la expectativa de que las historias se entrecrucen y formen una trama nos hará sentir estafados. Pero no se trata de eso. 

Los relatos son monólogos, relatos de personas que nos revelan conflictos íntimos: cómo nos ven los demás, cómo somos realmente, qué es lo que sentimos en verdad. Mujeres que se divorcian, problemas con los ex maridos, con el cuidado de los hijos; pero también hay personajes que solo quieren exponer sus opiniones: sobre la vida, la literatura, los escritores, y son muchas las ideas expuestas. Tiene gracia que hasta los periodistas que van a entrevistar a Faye en vez de hacerle preguntas terminan contándole sus vidas o respondiendo, ellos mismos, a sus propias preguntas.

A medida que avanzamos en la lectura, la percepción que tenemos del libro va cambiando. El mecanismo se nos hace familiar y la lectura se vuelve más ágil; y si al principio los relatos nos parecen desconectados, al tiempo comenzamos a encontrar algo en común y el conjunto empieza a decirnos algo. Los personajes son adultos, de mediana edad o mayores y muchos se encuentran lejos de sus casas y de sus familias. Están solos y se relacionan con otros que también lo están. Conversan y hablan sin inhibiciones.

¿Qué nos lleva a resumir nuestra historia para contársela a un extraño?, ¿alguien que no forma parte de nuestra vida y al que probablemente no volvamos a ver? ¿Por qué lo hacemos? ¿Qué buscamos? ¿Hablaremos con más verdad? ¿Seremos más honestos? ¿Qué nos devuelve la mirada de un extraño?

Las distintas voces ahora parecen decir algo central. Hay una mirada, una perspectiva en común que armoniza el conjunto. Entonces podemos escuchar esas voces aisladas como un concierto polifónico. Dilucidar qué es lo que esas voces cantan, será el trabajo de cada lector.

 


Rachel Cusk

Foto: Adrian Clarke

 

Rachel Cusk (1967) publicó diez novelas y cuatro libros de no ficción. Ganó el premio Whitbread a la Primera Novela con La salvación de Agnes, en 1993. En 1997 ganó el premio Somerset Maughan por The country life.

En sus novelas habla de la mujer, los mandatos, la insatisfacción en el matrimonio, los hijos no queridos.

Los tres libros de su trilogía estuvieron nominados en las longlist y shortlist de importantes premios. Prestigio (Kudos, en inglés) estuvo en la shortlist del premio Goldsmiths 2018.

Otros de sus libros traducidos al español son: Las variaciones Bradshaw, La última cena y Arlington Park. En septiembre pasado, apareció, en inglés, su último libro, Coventry, de ensayos.

Prestigio / Rachel Cusk / 200 pág. / trad. Catalina Martínez Muñoz / Libros del Asteroide

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s