Es la inexplicable presencia de la cosa no nombrada, del matiz que el oído intuye pero no escucha, el tono verbal, el aura de emoción que rodea al hecho, al objeto o a la hazaña, lo que le da la calidad a la novela, al drama, y a la propia poesía.   Willa Cather – El arte de la ficción

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s